Los nazis regalan hambre en Tetuán

Después de un par de vinos, entré en el servicio del bar y me encontré con que algún indeseable había colocado en la pared una pegatina con el lema “Defender los derechos sociales DE LOS ESPAÑOLES no es racismo ni xenofobia”. Se lo hice notar a Emilio y la proclama no tardó ni dos minutos en ser arrancada y arrojada al cubo de basura donde, sin duda, se encontrará entre los suyos. En cualquier caso, la anécdota nos dio pie a charlar sobre neonazis, derechos, España, el mundo… Y cuantas cosas abominan estos indeseables y a mí se me antojan deseables para nuestra sociedad y nuestros hijos.

Así, desfilaron de la mano de nuestras palabras conceptos como diversidad, justicia… Y racismo. Racismo, porque hay que ser racista para negarle a alguien el pan por el hecho de que no sea nativo de esta tierra.

Hay que ser mala gente para aceptar el petróleo de sus tierras, o los diamantes, el gas o cualesquiera recurso que nos ofrecen/les robamos, y negarles un plato de comida caliente.

Hay que ser despreciable para hacerlo en nombre de los derechos de los que aquí vivimos, como si los españoles tuviésemos más piernas o distinto cerebro que los senegaleses, pongamos por caso.

Hay que ser nazi malnacido para mercadear con el hambre en nuestras ciudades, en el siglo XXI.

Fue bonita la tertulia, sin disensiones, sin discusiones. La unanimidad, total. En el fondo, los de Tetuán no son más que cuatro gatos a los que un gobierno con poca vista ampara tanto, que se convertirán en un problema social.

Fuentehttp://salamancartvaldia.es/not/55476/los-nazis-regalan-hambre-en-tetuan/

Concentración contra el local neonazi de la calle Juan de Olías (14 de septiembre)

El próximo domingo 14 de septiembre a las 18:00 las vecinas y vecinos de Tetuán convocamos a una concentración en la Plaza del Canal de Isabel II (popularmente conocida como Plaza de las Palomas), en rechazo al racismo, la discriminación y la violencia en el distrito de Tetuán ejercidos por el grupo neonazi que se ha instalado en un local de la calle Juan de Olías.

Desde su llegada a Tetuán, han sido varias las agresiones que hemos sufrido personas de este distrito. Ante quienes discriminan, insultan y agreden a personas por su color de piel, su religión, su ideología o incluso su forma de vestir no cabe mirar para otro lado. La única respuesta posible es la movilización y el rechazo unánime de todo el barrio. En este sentido, rechazamos las publicaciones sensacionalistas de determinados medios de comunicación, alimentadas por Cristina Cifuentes, Delegada del Gobierno en Madrid, en las que ha tratado de mostrar la realidad de Tetuán como un conflicto de bandas de ideologías distintas.

Llamamos a la movilización por un Tetuán solidario y multicutural, donde no se discrimine a nadie por su color de piel. Rechazamos a quienes pretenden dividirnos y enfrentarnos entre las gentes del barrio, para hacer su campaña basada en el odio y la xenofobia.

¡¡Fuera racistas de nuestros barrios!!

[Vídeo] Desenmascarando el #HogarNaziMadrid

Los neonazis del denominado “Hogar Social Madrid” niegan sistemáticamente ante los medios de comunicación su naturaleza ideológica. No dejan de repetir que no son nazis ni fascistas, sino “social-patriotas” o “soberanistas”, españoles “nobles y sanos” preocupados por la situación de su pueblo. A base de repetirla, esta mentira se ha convertido en verdad para unos medios de comunicación que no se han preocupado por indagar qué colectivos y personas estaban realmente dentrás del “Hogar Social”

Con este vídeo pretendemos demostrar – acudiendo a un puñado de ejemplos concretos – que quienes están detrás del centro instalado en Juan de Olías 11 son neonazis reconocidos, de amplia trayectoria en organizaciones fascistas violentas y colectivos como Ultras Sur.

Si ellos tratan de engañarnos y los medios reproducen su discurso, las vecinas les quitamos la máscara para mostrar su verdadero rostro.

!No son patriotas, son nazis!

 

Comunicado de los vecinos de Tetuán en apoyo del CSO La Enredadera

El colectivo de vecinas y vecinos que nos hemos juntado para enfrentar la presencia de los nazis que se han asentado en la calle Juan de Olías, ante la reciente criminalización y las informaciones erróneas aparecidas en distintos medios de comunicación, hemos consensuado el siguiente manifiesto de apoyo al Centro Social La Enredadera.

Las personas, vecinas y vecinos de Tetuán, que convocamos la manifestación del pasado 30 de Agosto, en repulsa por el nuevo edificio en el que se ha instalado un grupo de ideología fascista y xenófoba, en la calle Juan de Olías 11, QUEREMOS EXPRESAR QUE:

en ningún momento estamos en contra de la ocupación de inmuebles en estado de abandono para uso de vivienda o centros sociales. Creemos que la vivienda sigue siendo una necesidad y un derecho no garantizados, y que es justo ocupar casas vacías. También apostamos por ocupar espacios que sirvan como puntos de encuentro y Centros Sociales Autogestionados.

Buena parte de la diversidad, la riqueza y las alternativas de organización desde la base, que existen en el barrio de Tetuán se deben a la existencia desde hace décadas de muchos centros sociales okupados en el barrio. DEFENDEMOS LAS OKUPACIONES COMO PUNTOS DE ENCUENTRO DESDE LOS QUE ORGANIZARSE, APRENDER Y DIVERTIRSE, en los que no se discrimine a nadie en base a su género, nacionalidad, etnia u orientación sexual.

Si rechazamos frontalmente la llegada del “Hogar Social Madrid”, comandado por MSR y otros colectivos de extrema derecha, no es porque el espacio haya sido tomado ilegalmente, sino porque el grupo que lo gestiona reserva la entrada y la participación a personas de origen español- europeo, lo que entendemos que es una práctica xenófoba detestable y vergonzosa en pleno siglo XXI. Así mismo, también porque sabemos que funciona como “imán” que atrae a personas de ideología racista, muchas de ellas conocidas en la comunidad de Madrid por su violencia contra inmigrantes y homosexuales, con muchas agresiones y delitos de odio a las espaldas.

Aborreceríamos y denunciaríamos esta práctica de igual manera si el espacio fuese en propiedad o alquilado. No queremos un espacio así en el barrio, sea como sea que sus promotores accedieron a él.

Sospechamos de los medios de comunicación que subrayan continuamente la faceta de okupas de los neonazis de Hogar Social Madrid, así como tratar de reducir esto a un choque entre okupas de ideologías opuestas. Creemos que no es casual y que tratan de confundir a la población, que finalmente no distingue “quiénes son unxs, quiénes son otrxs”.

Para nosotrxs, lxs promotorxs del Hogar Social Madrid no son okupas, ni con K ni con C. El heterogéneo Movimiento Okupa no discrimina ni segrega por origen. Los neonazis del Hogar Social son oportunistas de prácticas xenófobas que atraen-como ya ha sido demostrado tras las últimas agresiones-a violentos simpatizantes racistas y que son un peligro para la convivencia y la seguridad de los vecinos y vecinas de Tetuán, en toda su diversidad.

Si les queremos fuera del barrio no es por ocupar un espacio abandonado (lo cual seguiremos defendiendo), sino por ser racistas y amparar a demostrados neonazis, conocidos por sus cacerías y sus ataques. Y vamos a seguir mostrando nuestro rechazo y demostrándoles que no son bienvenidos al barrio, así alquilen o compren un local.

La prensa juega al despiste, pero los okupas de Tetuán luchamos desde hace décadas por hacer de este barrio un lugar menos tedioso y segregado; un barrio que sea más de la gente y menos de la policía, una pieza más de una sociedad nueva donde no quepan actitudes xenófobas ni discriminatorias.

NO SON OKUPAS
SON NEONAZIS
Y LES VAMOS A ECHAR DE TETUÁN.

Fdo:
Vecinas y vecinos de Tetuán

También hoy antifascistas entre comillas

El qño 2007 el desaparecido periodista Javier Ortiz publicaba, con motivo del tratamiento en prensa del asesinato de Carlos Palomino, una esclarecedora columna que adquiere hoy toda la vigencia posible. La reproducimos íntegra por su interés.

Antifascista entre comillas

“Enfrentamiento en Madrid entre bandas juveniles de diverso signo ideológico”. ¡Fascinante planteamiento! Voy a pedir a los historiadores que asuman esta nueva tendencia, tan aséptica y tan equidistante. ¿Qué tal si se deciden ya a describir la II Guerra Mundial como un “enfrentamiento entre bandas adultas de diverso signo ideológico”?

Lo mismo para las víctimas. “Se produjo un muerto”, leo en un titular.  No me digáis que no es fantástico ese “se”. ¡Se produjo! ¿Él solo, por su cuenta?

Tomemos ejemplo y escribamos, a partir de ahora: “En el enfrentamiento entre bandas adultas de diverso signo ideológico que tuvo lugar en el mundo entre 1939 y 1945 se produjeron varios millones de muertos.  Muchos de ellos se produjeron en cámaras de gas y hornos crematorios”.

Incluso ha habido un periódico, que se pretende lo más de lo más, que ha considerado que no estaba lo suficientemente claro que el chaval asesinado el domingo en el metro de Legazpi fuera realmente antifascista (se ve que luchar contra el fascismo no es prueba bastante), razón por la cual aludió a él en su portada de ayer calificándolo de “antifascista”… ¡entre comillas!

¡Cuánta ideología babosa condensada en unas solas comillas!

Pero vayamos al meollo. El punto clave es que las autoridades de Madrid, olvidándose de que el Código Penal español prohíbe la provocación a la discriminación, al odio y a la violencia por motivos de etnia, raza u origen nacional, autorizan actos públicos xenófobos, netamente fascistas, como el que se iba a celebrar con su beneplácito el domingo en Usera. Una vergüenza pública que movió a unos cuantos centenares de jóvenes, dotados del sentido de la dignidad y de la memoria histórica del que tantos mayores carecen, a plantar cara en el sitio de autos para decir… pues eso: que ya está bien.

Me piden que compare lo que se prohíbe en Euskadi y lo que se permite en Madrid. Para qué. Que vea quien tenga ojos para ver.

Los que tenemos ojos para ver vemos que en la España de hoy reina un patético desarme ideológico. Y que a quienes tratan de mantener alta la guardia los ponen entre comillas.

Aunque den su vida en el intento.

Comunicado ante nuevas agresiones de nazis en Tetuán

A eso de las seis de la tarde se ha producido una nueva agresión nazi en el barrio de Tetuán. Cuatro personas, identificables con estética neonazi, han dado una paliza a un joven que estaba repartiendo folletos informativos de una charla que se iba a producir en el barrio. Tal y como muestran las fotografías, la víctima presenta contusiones importantes.

Después de esto se ha sabido que ayer también se abofeteó a una menor, y durante toda la noche se han sucedido provocaciones y altercados por todo el barrio, protagonizados por un grupo de entre veinte y treinta nazis que, ante la mirada atónita del vecindario, ha campado a sus anchas por las calles de Tetuán. Se ha registrado, incluso, un intento de agresión a dos fotoperiodistas, abortado por la presencia de la policía municipal.

Los vecinos y vecinas de Tetuán consideramos inadmisible el clima de permisividad en el que se han desarrollado los graves sucesos que se vienen sucediendo en las últimas fechas, y exigimos a las autoridades que ejerzan la defensa de los ciudadanos que las leyes les encomiendan.

Por otro lado, nos gustaría enfatizar que en Tetuán no hay, como algunos medios de información han dado a entender, una guerra entre dos facciones equivalentes, hay una invasión violenta del barrio producida por grupos de ideología nazi, que han trasladado su actividad delictiva aquí a raíz de la instalación en la calle Juan de Olías 11 – 13 de una sede nazi.

Tetuán no quiere ni puede ser el escenario de las “cacerías” de estos energúmenos. Tetuán es un barrio con mil acentos, orgulloso de su diversidad y de un excelente clima de convivencia, trabajado cada día desde hace décadas. Tetuán no excluye, Tetuán acoge. Sus vecinas y vecinos queremos fuera de Tetuán a los nazis y a los racistas que han venido a provocar a nuestras calles.

Primera agresión de los nazis del Centro nazi Ramiro Ledesma

agresion
La víctima fue un joven vecino de 22 años, y la agresión se produjo en torno a las 21 o 22 h. de la noche en Tetuán, cerca del Hogar Social Ramiro Ledesma. El agredido, de origen chileno -dato relevante exclusivamente por el carácter racista de la agresión – paseaba por la calle cuando un grupo de cuatro o cinco neonazis  le asaltaron por detrás, le tiraron al suelo y empezaron a patearle.

El joven agredido, que presenta rastros aparatosos de la paliza en el rostro, está comprensiblemente atemorizado, razón por la cual, de momento, no se ha decidido a denunciar a la policía. Sí que fue al hospital a que le atendieran (adjuntamos el parte de lesiones, y una foto de las heridas de su cara).

El día anterior ya se había producido un intento de agresión a un chico, al que se persiguió hasta un comercio y se  amenazó de muerte. Ayer, 3 de septiembre, se consumó la primera agresión física de la que tenemos noticia.

Desde que el pasado 17 de septiembre se hiciera pública la ocupación del número 11-13 de la calle Juan de Olías por parte de un grupo de ideología y militancia nazi, la inquietud no ha parado de crecer en el barrio ante la llegada de actitudes racistas y violentas a Tetuán.

Lo que tenía que suceder ha ocurrido más antes que después: la primera agresión física por parte de los nazis del centro nazi Ramiro Ledesma en la calle Juan de Olías.

Las vecinas y vecinos de Tetuán teníamos, ya antes de estos hechos, la certeza de que tras las palabras civilizadas de estos nazis ante los medios de comunicación sólo había burda propaganda. Después de esta agresión, queremos manifestar la urgencia absoluta de que salgan de nuestro barrio y la determinación del vecindario por conseguirlo.

 

¡Fuera nazis y racistas de nuestros barrios!